google-site verification=WL1QSSrTmugREbn20HR9eO0CnopJv5QqrX1IR-PSLaE Copy 2 of Cirugía de reemplazo de cadera | Marketo Salud

Todo lo que necesitas saber sobre la cirugía de reemplazo de cadera

¿Que es la cirugía de reemplazo de cadera?

También llamada artroplastia total de cadera, una cirugía de reemplazo de cadera es una opción para las personas que han probado otros tipos de tratamientos para la artritis en la articulación de la cadera.

 

Básicamente, hay tres fuentes de artritis que afectan esta coyuntura:

 

Osteoartritis. Una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta principalmente a adultos de mediana edad y mayores, que causa la descomposición del cartílago articular y el hueso circundante en las caderas.

 

La osteoartritis es la causa más común de daño y causa dolor, hinchazón y movimiento reducido en las articulaciones.

 

Alrededor del 90% de los pacientes que se someten a un reemplazo de cadera tienen osteoartritis de cadera.

 

Artritis Reumatoide. Causa inflamación del revestimiento sinovial de la articulación y líquido sinovial extra.

 

Artritis traumática. Este tipo de artritis es causada por una lesión y daña el cartílago de la cadera.

 

Un reemplazo de cadera sustituye una articulación de cadera desgastada o dañada con una articulación artificial (prótesis), generalmente de metal, cerámica o plástico duro.

¿Cuáles son los beneficios de la cirugía de reeemplazo de cadera?

De acuerdo al Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, una cirugía de reemplazo de cadera puede:

 

  • Aliviar el dolor

  • Ayudar a la funcionalidad de tu articulación de la cadera

  • Mejora los movimientos corporales como caminar y otros

¿Quién es un candidato ideal para la cirugía de reemplazo de cadera?

Cada año, más de 327,000 personas se someten a una cirugía de reemplazo total de cadera en los Estados Unidos.

 

Es posible que desee considerar una cirugía de reemplazo de cadera si la articulación le causa dolor intenso e interfiere con sus actividades diarias, como caminar, subir escaleras o si agacharse para entrar y salir de las sillas le es difícil.

 

Los médicos recomiendan esta cirugía cuando el daño en la articulación de la cadera es causado por una afección médica, como osteoartritis, artritis reumatoide, osteonecrosis o tumores óseos.

 

Otros criterios para la cirugía de reemplazo de cadera incluyen:

 

  • Cuando experimentas dolor incluso mientras descansas o duermes.

  • Cuando la degeneración articular ha causado rigidez y un rango de movimiento incorrecto durante las actividades normales.

  • Cuando los síntomas no se alivian adecuadamente con tratamientos no quirúrgicos, como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), la fisioterapia, las inyecciones de esteroides o el uso de un bastón o andador.

 

Si se siente identificado con estos parámetros, pregúntele a su médico si es candidato para una cirugía mínimamente invasiva, debido a su recuperación más rápida y a la reducción del dolor en comparación con la cirugía abierta.

¿Quién no es un candidato ideal para la cirugía de reemplazo de cadera?

Incluso si cumple con los criterios antes mencionados, aún existe la posibilidad de no ser un buen candidato para la cirugía de reemplazo de cadera, principalmente debido a un riesgo mayor que el promedio de complicaciones posquirúrgicas.

 

Estas razones incluyen:

 

  • Pacientes que son propensos o tienen una infección existente.

  • Los pacientes que consumen tabaco tienen diez veces más probabilidades de tener complicaciones médicas. Se alienta a los personas interesadas en este procedimiento a dejar de fumar o reducir el consumo de tabaco.

  • Los pacientes con osteoporosis grave no son adecuados, ya que los huesos pueden ser demasiado frágiles para soportar y adherirse adecuadamente a las prótesis articulares nuevas.

  • Pacientes que no pueden seguir instrucciones previas y posteriores a la cirugía, como los que sufren de demencia o alcoholismo.

¿Cuáles tipos de cirugía de reemplazo de cadera hay disponibles?

Los tres tipos principales de reemplazo de cadera son:

 

  • Reemplazo total de cadera (más común).

  • Reemplazo parcial de cadera. Implica reemplazar solo un lado de la articulación de la cadera. Este procedimiento se realiza con mayor frecuencia en pacientes mayores que se han fracturado la cadera.

  • Rejuvenecimiento de cadera. Con mayor frecuencia en pacientes más jóvenes y activos.

¿Cuáles son los riesgos del reemplazo de cadera?

La gran mayoría de las cirugías totales de reemplazo de cadera son exitosas. Sin embargo, como cualquier cirugía mayor, existen algunos riesgos posibles:

 

  • Luxación de la bola de su nueva articulación, particularmente en los primeros meses después de la cirugía. Se estima que entre el 3 y el 4% de los pacientes con reemplazo de cadera tienen al menos un episodio de luxación de cadera, por lo que es la complicación más común.

 

  • Infección. Ocurre en el sitio de la incisión y tiene una incidencia de aproximadamente el 1% de los pacientes.

 

  • Se pueden formar coágulos de sangre en las venas de las piernas después de la cirugía. Su médico le indicará que siga la fisioterapia y le recete medicamentos anticoagulantes para reducir este riesgo.

 

  • Inflamación e hinchazón.

 

  • Cambio en la longitud de la pierna. Ocasionalmente, una nueva cadera hace que una pierna sea más larga o más corta que la otra, causada por una contractura de los músculos que la rodean. Las pequeñas diferencias en la longitud de las piernas se pueden contrarrestar con plantillas especiales.

 

  • Necesidad de revisión o cirugía adicional de cadera.

 

  • Lesión nerviosa que causa debilidad, entumecimiento o ambos.

 

  • Una reacción alérgica al cemento óseo utilizado.

 

Puede tener otros riesgos dependiendo de su condición de salud específica.

Encuentre un doctor en RD

Cirujano Ortopeda

© Marketo Salud 2019